Mensaje de Sustentabilidad

Walter Savarecio
Director de Recursos Humanos y Comunicaciones de Bunge Argentina

Con gran satisfacción, presentamos nuestro nuevo reporte de sustentabilidad, confeccionado considerando la guía G4 de GRI (Global Reporting Initiative). Este cambio de herramienta nos permite encauzar nuestra comunicación interna y externa en los temas clave de la organización. Es importante destacar que,al hacer foco en el análisis de materialidad (ejercicio que realizamos todos los años) detectamos, no sólo aspectos clave de riesgos, impactos y oportunidades, sino también alineamos nuestros esfuerzos con el proyecto de análisis de materialidad global que la Compañía lleva a cabo.

Nuestro proceso de análisis nos da la posibilidad de identificar aspectos claves incluidos en este reporte, particularmente los relacionados con seguridad e inocuidad de los alimentos, así como los vinculados a nuestro impacto en la cadena de valor. Pero para que esto pueda llevarse adelante, se necesita gestionar dos temas sustanciales: talento y contexto. Por eso los aspectos materiales detectados se han agrupado en tres grupos muy breves y fáciles de interpretar: el valor que producimos, el talento que gestionamos y las relaciones con las comunidades en las que operamos. De esa manera, no sólo consideramos atributos que son estratégicos para la Compañía, sino que, además, mantenemos los canales de comunicación en escucha permanente, para comprender y dar tratamiento, en la medida de nuestras posibilidades, a las necesidades y requisitos de nuestras partes interesadas.

Esperamos que este formato renovado de reporte incentive una comunicación más efectiva. Por cada uno de los aspectos considerados importantes incluimos una explicación de por qué es relevante, cómo lo gestionamos y qué indicadores estamos mirando continuamente para mejorar nuestro desempeño.

Como este proceso no termina con un reporte, nuestros canales de comunicación están francamente abiertos para recibir oportunidades de mejora, identificar otros aspectos que debieran gestionarse o simplemente escuchar a nuestros “stakeholders” o “partes interesadas” directamente. Cualquiera de estas cuestiones tiene para nosotros un enorme valor estratégico para ayudarnos a lograr “producir juntos".

Atentamente
Walter Savarecio